Como una gran familia, en el Instituto Nicaragüense de Energía tenemos la satisfacción y el orgullo de celebrar juntos 39 años de trayectoria ininterrumpida de nuestra institución.

INE cumple hoy treinta y nueve años. Un aniversario más no significa sólo una celebración. Es hacer memoria, recuperar lo transitado; significa explicar y diagnosticar el presente para lanzarnos con más fuerza hacia el futuro y, como dice su visión, “se perciba como la institución que de manera transparente, equitativa, eficiente y oportuna, desde la función reguladora, contribuye a que el sector energético se desarrolle integralmente por el bien común de la nación”

Por ello, este aniversario es un momento fundamental para comprender algo más. Para reconocer el valor más profundo de esta Institución, que más allá de los desafíos y obstáculos que debió enfrentar, mantiene la esencia de su misión de “velar por el cumplimiento de las leyes y reglamentos del sector energético, regulando, supervisando y aplicando las políticas energéticas que contribuyen a la estabilidad, eficiencia y sostenibilidad de los subsectores de electricidad e hidrocarburos, garantizando que tanto las empresas como los consumidores cumplan con sus obligaciones y gocen de sus derechos conforme a la ley”.

Hoy treinta y nueve años después, podemos decir que el objetivo que se planteó al fundarla, ha sido cumplido. Porque INE, ha ido generando y creando los espacios necesarios en función de las demandas de los usuarios del sector y, a su vez, ha venido fortaleciendo las capacidades de los servidores públicos que conforman la Institución; adaptándonos a las nuevas necesidades y desafíos que demanda el sector.

INE fue creado por decreto legislativo el 23 de julio de 1979. Este decreto se publicó en La Gaceta No. 2 del 23 de agosto del mismo año, y desde entonces INE es un ente autónomo, con personalidad jurídica, duración indefinida, patrimonio propio y plena capacidad para adquirir derechos y contraer obligaciones. Ha pasado por diversas transformaciones que le han servido para mejorar su capacidad técnica para servir a la población con mayor eficiencia y calidad.

Hoy, las máximas autoridades de nuestra institución y en celebración de los 39 años de fundación de este Ente Regulador, reconocen el aporte de los servidores públicos, quienes por décadas han contribuido a facilitar el desarrollo del sector energético y han sido soporte para esta institución, a través del correcto desempeño de nuestras funciones y mediante el compromiso social y patriótico trabajamos día a día para cumplir con nuestra misión y visión.